El Antiedadismo

Mitos y realidades sobre las personas mayores.

El Edadsimo, hace referencia al mantenimiento de estereotipos o actitudes prejuiciosas hacia una persona únicamente por el hecho de ser mayor. El estereotipo proporciona una visión altamente exagerada de unas pocas características. Las características básicas de los estereotipos que forman la base del edadismo son las siguientes:

  • Algunos estereotipos son inventados, no son reales, y sin embargo se validan debido a su relación con algunas tendencias de comportamiento que tienen alguna parte de verdad.
  • En un estereotipo negativo, las características positivas se omiten o no son suficientemente expuestas.
  • Los estereotipos no reflejan las tendencias compartidas por la mayoría u otras cualidades positivas de las personas.
  • Los estereotipos no proporcionan ninguna información sobre la causa de las tendencias que se señalan.
  • Los estereotipos no facilitan un modo distinto de ver las cosas, no deben ser perdurables en el tiempo.
  • Los estereotipos no facilitan la observación de la versatilidad interindividual, siendo esto especialmente importante en el caso de las personas mayores, dadas las amplias diferencias entre unas y otras personas mayores. El edadismo ha sido señalado como la tercera gran forma de discriminación de nuestra sociedad, tras el racismo y el sexismo.

COMO LOS VEMOS

  • Como una carga Social que no aporta nada a la Sociedad.
  • Una molestia para la Sociedad.
  • Viejos y frágiles.
  • Difíciles de Tratar y Dependientes.
  • Pasivos en relación a ellos y su entorno.

COMO SON

  • Personas que han sido solidarias con sus Mayores; y son el soporte activo de sus hijos e hijas.
  • Tienen las mismas inquietudes que el resto de la Sociedad (Trabajo,Familia,Valores, Política…).
  • Como en los demás sectores en la Sociedad algunos miembros presentan algunas limitaciones.
  • Son diferentes, pero con ganas de compartir valores de convivencia social.
  • Reivindicativos de su papel en la Sociedad.

También existen resultados contradictorios entre las creencias edadistas y la realidad, en relación a las habilidades funcionales de las personas mayores. Mientras que la mayoría de la población mayor de 65 años no necesita ayuda para realizar actividades de la vida diaria, dos tercios de la población señala que “la mayor parte de las personas mayores de 65 años tienen una serie de incapacidades que les obligan a depender de los demás”.

 

Otro mito muy común sobre las personas mayores hace referencia a que tienen sus costumbres profundamente arraigadas y no pueden aprender nuevas habilidades, ni afrontar nuevos retos. Sin embargo, han encontrado resultados contrarios a este estereotipo, al estudiar el grado en el que las personas mayores utilizan las nuevas tecnologías (TIC) para obtener información sobre la salud, en comparación con otros grupos de edad.

 

Y si al menos el daño hasta aquí solo fuera en su imagen, en una percepción…, etc.. El problema es que el edadismo tiene consecuencias catastróficas en muchas Personas Mayores. Las personas mayores tienden a adoptar la imagen negativa dominante en la sociedad y a comportarse de acuerdo con esta imagen, que define lo que una persona mayor debe o no debe hacer. La infraestimación de las capacidades físicas y mentales de las personas mayores puede favorecer una prematura pérdida de independencia, una mayor discapacidad, mayores índices de depresión y una mortalidad anticipada en personas que, en otras condiciones, mantendrían una vida productiva, satisfactoria y saludable. Es como aquello de: “….repetir una mentira tantas veces que al final la convertimos en verdad…”

 

Existen ya estudios realizados con cuidadores principales, informales, de personas dependientes, que avalan esta tesis; y, actualmente es considerado como uno de los principales mecanismos a través de los cuáles, se produce el exceso de incapacidad.

 

En el contexto laboral el edadismo provoca la emisión de discursos edadistas, la expresión de actitudes edadistas y la realización de prácticas discriminatorias basadas en la edad, habiéndose relacionado estos comportamientos con una reducción del sentimiento de autoeficiencia, una disminución del rendimiento, y con el estrés cardiovascular.

 

Además, el edadismo también se ha relacionado con el maltrato a las personas mayores. En cuanto a la salud mental, el mantenimiento de actitudes edadistas contribuye en gran medida a la limitada atención que se les proporciona a las personas mayores con problemas psicológicos. Así, en un estudio reciente, se encontró que del 100% de personas mayores que cumplían los criterios para algún diagnóstico psiquiátrico, únicamente el 49% estaba diagnosticado.

 

Estos resultados parecen estar reflejando la existencia de prejuicios sobre problemas en las personas mayores que afectan al grado en el que los profesionales de la salud realizan diagnósticos certeros de los problemas que los mayores padecen. La creencia de que la depresión y la tristeza son parte normal del envejecimiento puede dificultar o imposibilitar que la persona reciba un diagnóstico de depresión y que se beneficie, por lo tanto, de una intervención. Cuando se realizan diagnósticos, las personas mayores reciben con mayor frecuencia un diagnóstico de tipo orgánico como la demencia, que a los que se proporcionaría si la persona fuese más joven. Dado que los profesionales de la medicina, con carácter general, optan con mayor frecuencia por recetar medicamentos como procedimiento para tratar los trastornos mentales de las personas mayores, las derivaciones a profesionales de la salud mental son menos frecuentes para las personas mayores que para las personas jóvenes.

 

Las actitudes edadistas pueden influir además en la forma en la que se trata a las personas mayores en las instituciones tanto públicas o privadas. Así, por ejemplo, si se examinan las pautas de comunicación que se utilizan en las residencias o en los centros para mayores se observa que fracasan a la hora de favorecer las necesidades de afiliación y apoyo social de los usuarios, siendo muy común la utilización de la denominada “hay que hablarles como a niños”, o “son como niños, vuelven a la infancia”; por parte de algunos profesionales. Hablar a las personas mayores como si fueran niños o tratarles de una forma paternalista puede, además de afectar de forma adversa a los procesos de evaluación y de intervención, favorecer de una manera inconsciente el refuerzo de comportamientos o actitudes dependientes y fomentar el aislamiento y la depresión en las personas, contribuyendo a la común espiral de declive en el estado físico, cognitivo y funcional de las personas mayores que viven en residencias.

 

Toda esta realidad, sobre la que nuestro equipo que ha reflexionado éstos días, nos han llevado a muchos planteamientos, lógicamente el primero de ellos iría encaminado a cómo poder reducir el edadismo. Entendemos que para reducirlo, se tienen que producir cambios en los sistemas que lo perpetúan, tales como los medios de comunicación, la cultura popular, instituciones, gobierno, etc. En este sentido Ibesco Social Care, ya ha iniciado una campaña en twitter @ibesco­­_social, que esperamos se haga muy viral, comenzando por lo básico: “derribar mitos”. También hemos alcanzado acuerdos con distintos medios de comunicación, y profesionales del sector, a favor de la campaña “#ContraElEdadismo”, donde también intentaremos aportar nuestro granito de arena en derribar mitos.

 

Para ello, resulta necesario realizar políticas de intervención que incluyan el diseño y la implantación de programas dirigidos a reducir el impacto de las ideas y actitudes edadistas . A través de estos cambios, las personas mayores se beneficiarían de una mejora en su estado de salud y de una mayor independencia. Además, se obtendría una reducción en los costes médicos y sociales de la atención a este colectivo. En este sentido desde Ibesco Social Care estamos llegando a acuerdos con instituciones públicas, semipúblicas y privadas, para fijar un target capaz de ir construyendo esas políticas.

 

Otra medida para reducir el edadismo sería aumentando la formación y educación a las personas mayores y sus familias. En esta dirección, diferentes estudios han demostrado que el cambio de actitudes “edadistas” es posible. La intervención sobre las familias es necesaria dado que, aunque existan programas para tratar problemas psicológicos en los mayores, si estos programas no tienen en cuenta la presencia en las familias de actitudes edadistas como las comentadas, estos programas no serán eficaces. Con el mismo apoyo, Ibesco Social Care lanza uno de sus proyectos mas ambiciosos: “Reeducando para Empoderar”, tanto en el ámbito empresarial como en el familiar: ponencias, conferencias, jornadas, y formación on-line serán los vehículos por los que canalizaremos esa reeducación, en la idea, para nosotros siempre recurrente de: desaprender para empoderar.

 

Como conclusión, y aunque las actitudes están presentes en buena medida en la sociedad, y aunque todavía queda mucho por hacer en este campo; a veces solo nos hace falta un “pequeño empujón”. Intentaremos buscar partners en esta tarea que se impliquen para presentar a la persona mayor como un agente necesario y altamente valioso en el desarrollo de esta Sociedad. Por lo tanto, Trataremos de poner de manifiesto la necesidad de fomentar políticas y actuaciones dirigidas a reducir la presencia del edadismo en la sociedad en general y en la formación profesional en particular, estimándose que los resultados de estas actuaciones serán fundamentales para promover mejores niveles de bienestar en el grupo de población de las personas mayores.